el mismo colombiano. un tete-a-tete para dos

 

Performance en dúo con Benjamin Lundberg.

Duración aprox. 7 min. 50 s.

2012 

En colaboración con la artista colombiano Benjamin Lundberg, adoptado y naturalizado como ciudadano norteamericano cuando aun era un bebé, nació el dúo El mismo colombiano. Juntos buscamos maneras de enseñarnos uno al otro formas, modos e ideales del cómo ser colombiano, con el fin de desmantelar nuestras identidades y construirnos mutuamente desde nuestros propios estereotipos, imaginarios e identificaciones infinitamente.

En Tête-è-tête usamos el ritmo y danza popular colombianos choque como analogía para describir nuestro encuentro personal y a su vez lo que percibimos como la realidad ambigua y violenta de nuestro país, territorio que Lundberg todavía no conoze personalmente. Encontramos en el baile el discurso perfecto para pronunciarnos sobre una sociedad que, hasta para conseguir divertirse, necesita la violencia del impacto corporal y de sus más odiosos clichés para auto-construirse y mantenerse. 

En el performance, mientras colamos un café colombiano que va impregnando con su aroma el espacio de la muestra, bailamos choque haciendo del impacto y los pasos improvisados los recursos perfectos para ayudarnos uno al otro a quitarnos la ropa con el fin de intercambiarlas y volverlas a vestir sin para la danza. La ropa que intercambiamos no por casualidad son totalmente idénticas como uniformes. A cada golpe de bajo de la música una palabra es proyectada sobre nuestros cuerpos y en consecuencia sobre la pared del fondo. Estas palabras fueron extraídas de dos discursos diferentes sobre Colombia: uno sobre la imagen violenta del país reflejo del propio infierno, comúnmente vendida en el extranjero, y otra sobre Colombia paraíso tropical idílico y perfecto vendido por el gobierno a sus habitantes. Los discursos, que se contradicen, son imposibles de ser leídos en su integridad debido a la velocidad de proyección y la interferencia de la danza de nuestros cuerpos frente ella. Una vez que el café acaba de colar compartimos la taza de café  sin nunca dejar el choque violento entre nuestros cuerpos.

Tête-à-tête para dos se ha presentado en dos ocasiones

2012 en Nueva York en el Teatro La Mama

2013 en São Paulo en la Escuela de Teatro.