estéticas del deseo: 12 con iza 

Re-formance

Duración apróx. 2 horas

2013

A partir de una sutil relación hecha entre la costumbre hispana de pedir deseos comiendo doce uvas a las doce de la noche del año nuevo y el entrenamiento al que son sometidas las personas que se ofrecen como mulas para trafico de estupefacientes, en el que deben tragar uvas para preparar la faringe antes de cargar su estomago, fue planeado el Re-formance Estéticas del deseo: 12 con Isa.

En el espacio, llenó de luces navidad, los espectadores son recibidos por el artista con serpentinas, sombreros, pitos y música colombiana de diciembre como fondo. En el espacio también se encuentra Isa, amiga personal de Monroy que hace años paso por un proceso de transformación de genero sexual y quien también fue víctima de una cadena del narcotráfico sirviendo de mula carnada con 60 cápsulas de cocaína en un trayecto entre Brasil y Alemania. Una vez los espectadores se encuentran en el espacio Monroy habla acerca de la tradición hispánica y solícita a todos los espectadores hablar de sus costumbres decembrinas y de lo que hacen antes de que el reloj marque las 12. Después de un conteo regresivo el artista invita a los espectadores a comer una uva pidiendo un deseo, una vez todos terminan Monroy sube en una balanza informa su peso y comienza tragar uvas sin masticarlas. Mientras Monroy traga uvas, Isa ínsita a los espectadores a tener  conversaciones sobre tragos amargos y sapos tragados en la vida de cada uno. La situación funciona para que en cierto punto Iza cuente su historia como mula cebo, como  víctima de una sociedad represiva y como una mujer transexual en constante cambio. También la experiencia le sirve a Carlos y espectadores para compartir sus experiencias sociales, sexuales y psicológicos desagradables.

Al final de la acción Monroy pasa por un segundo pesaje, buscando una simbología en el aumento de peso ganado al tragarse los deseos en forma de capsulas o de uvas.