in absentis: La sinceridad ante todo

Performance

Duración minima de 30 minutos maxima de 6 horas continuas.

2013 

En este performance Monroy desarrolla confesiones personales, artísticas y políticas para la audiencia por un periodo indeterminado de tiempo. Para dar abertura al performance Monroy comienza diciendo Yo confieso que… y acto seguido añade alguna pensamiento o afirmación que desea compartir, repitiendo la misma introducción a manera de mantra Monroy cambia de confesión continua y seguidamente, desvendando su persona ante el público con detalles simples de su vida que conforme el performance avanza se van haciendo más complejos e intimos. El artista nunca para pensar cual será su próxima confesión, en vez de esto deja que la confesión hecha lo lleve a la siguiente, conformando un narrativa con nexus entre confesiones, todo con el objetivo de dejar el flujo de pensamiento actuar de confesión a confesión.  

La primera vez que este performance se realizo fue encomendado para la finalización del festival RIAP2012. En esa versión Monroy monto una línea de seis sillas vacías, que simbolizaban la ausencia de 6 artistas birmaneses a los que les fue negada la visa para llegar hasta el festival. Monroy comenzó ese día diciendo: Yo confieso que no se nada de Birmania.

La segunda vez que In absentis fue performada, se realizo durante Eveinto exposición performática colectiva en el espacio independiente Ateliê 397 de la ciudad de São paulo. En esa ocasión Monroy monto un confesionario tipo “Big Brother” y providencio instrucciones para que el público participase. Los espectadores podían escuchar, escribir en pequeños papeles confesiones que Monroy colocaba dentro de su discurso como confesiones propias o podía entrar al confesionario para confesarse con Monroy.